inazuma-anl-bnr
Análisis Noticias

[Análisis] Inazuma Eleven 3: Rayo Celeste-Fuego Explosivo

Odio el fútbol. Pero como los perros odian a los carteros o los gitanos a la guardia civil. Es un odio primigenio y visceral que hace hervir mi sangre y subirme la bilirrubina además de aumentar ese tic que tengo en el ojo izquierdo como sólo mi suegra sabe hacer. Y por supuesto debido a esa animadversión por El Deporte Rey (los cojones) experimento un rechazo automático y pétreo hacia cualquier simulador de balompié. Pero toda regla tiene una excepción y como rezaban las aventuras de ciertos galos míticos ¿toda? ¡No! Una aldea poblada por irreductible galos resiste todavía y siempre al invasor”.
inazuma-eleven-3ds

Quiero decir que pese a esa repulsa hacia los juegos futboleros y futbolísticos existen ciertos juegos que sí me han llevado horas y horas. Son todos mucho más arcade y se encuentran en un punto totalmente opuesto a FIFAs, PROEVOs y todas esas mariconadas. Hablo de clásicos como Soccer Brawl (SNK, 1992), Sega Soccer Slam (Sega, 2002), Nintendo World Cup/Nekketsu Kōkō Dodgeball Bu: Soccer Hen (Technos, 1990) o incluso la saga Mario Striker (Nintendo, 2005). Incluso cosas aún más bizarras como Rockman Soccer (Capcom, 1994) o el esperpéntico Battle Soccer: Field no Hasha (Banpresto, 1992). Pero si hay un título viejuno del que guardo un gran recuerdo ese es Tecmo World Cup (Tecmo, 1990).

Este gran juego que en realidad era un título basado en la licencia de Captain Tsubasa (Oliver y Benji) usaba menús como si de un RPG por turnos se tratara haciendo gala de unos gráficos realmente espectaculares que denotaban ese regustillo a manga y anime. Pues bien. Mucho ha llovido en esto de los arcades deportivos y aun más en esto de los dibujos animados japoneses. Y es que no sólo de Gokus, Narutos y Luffys viven en La Tierra del Sol Naciente.

Inazuma Eleven 3 Rayo Celeste – Fuego Explosivo es la tercera entrega como su nombre indica de la exitosa serie creada por Level-5 sin contar con algunos Spin Off para Wii de mecánica más arcade. Los juegos creados para las portátiles de Nintendo (DS y 3DS) son de una orientación más RPG que sus hermanos para la consola de sobremesa.

Argumentalmente digamos que si sigues la serie poco habrá que descubrir salvo un par de situaciones inesperadas. Todo vuelve a girar una vez más alrededor de un campeonato de fútbol y de Mark Evans y compañía, además de Helio, un figura que guarda alguna sorpresa.

Inazuma-Eleven-3-cover-japos

Seguramente a más de uno eso de que haya dos versiones de este nuevo Inazuma Eleven (Fuego Explosivo y Rayo Celeste) le recordará  a la saga Pokémon y no sin razón ya que cada una cuenta con sus personajes y técnicas exclusivas. Aquí en lugar de bichejos esperpénticos comandamos al equipo de fútbol protagonista en encarnizados encuentros deportivos. Fuera de esos eventos  podremos charlar, desplazarnos por mapas, visitar tiendas, reclutar nuevos personajes, aprender técnicas, etc, como si de un RPG al uso se tratara. Por supuesto cada nuevo fichaje conlleva unas técnicas y características que harán de nuestro once ideal el idóneo para encarar los partidos más complicados (que los hay). El multijugador y el intercambio se hacen indispensables aquí para completar el 100% del juego.

La herencia RPG se nota no sólo en la ambientación del juego si no que está también reflejada en su gameplay. Puntos de energía (PE), de técnica (PT) y de equipo (PE) nos harán devanarnos los sesos en busca de ese equilibrio entre potencia, destreza y rapidez. Los primeros sirven para esprintar, los últimos mejoran o empeoran unas facetas del grupo atacando o defendiendo, mientras que los PT son la nata del café.

Las alucinantes y llamativas Súper Técnicas que podemos ver en la serie de animación aquí también están disponibles como no podía ser de otro modo, requiriendo de esos PT para llevarse a cabo. Pese a que este título no es una maravilla gráficamente hablando (no olvidemos que es un juego de Nintendo DS “apañando”  las 3D, el multijugador y el streetpass) los gráficos cumplen pese a un aspecto de lo más cuadradote . Mención aparte merecen las intros y videos que sí gozan de una calidad excepcional (al igual que las voces en perfecto castellano).

Imagen de previsualización de YouTube

No podemos negar que es un título continuista que sigue a rajatabla el legado de sus anteriores entregas para Nintendo DS para lo bueno y para lo malo. Se han depurado detalles importantes como la respuesta y la velocidad de los menús ganando así dinamismo y aumentando la diversión. Más de lo mismo que dirían algunos. ¿Eso es malo? No cuando el producto es divertido y solvente que eso es ya más de lo que algunos simuladores de fútbol serio podrían decir. Supone un reto fresco, dinámico, largo y exigente  que requiere dedicación.

¿Merece la pena hacerse con este Inazuma Eleven si no eres fan de la serie o no has jugado los juegos anteriores? Sí y no. Puedes empezar perfectamente con éste ya que si a estas alturas no conoces el argumento es que esa parte te da un poco igual y lo que te importan son los partidos. Personalmente yo buscaría los títulos anteriores que encima estarán más baratos y luego iría de cabeza a por él. En cualquier caso acertarás y disfrutarás de un reto asequible y nivelado. Nos vemos en el campo, piratones.

LO MEJOR:

-Divertido y largo, captura el espíritu de la serie.

-Pule ciertas carencias de los títulos anteriores pese a su clara procedencia de una plataforma más limitada (Nintendo DS).

-Regustillo a pokémon…

LO PEOR:

-…y regustillo a pokémon.

-Puedes seguir encontrando alguna dificultad en su control aunque acabas adaptándote.

-Si eres una graphic whore este no es tu juego.

-Quizá si no sigues la serie tampoco.

-Dos ediciones. Si quieres el 100% y tienes menos amigos que el mono Amedio puedes darte por jodido.

Sobre el autor

Tako-Kafka

Mamapichas, padre vicioso y gamer viejuno. Desencantado de esto de los videojuegos modernos que siempre acaba picando en alguno. Desde mi amado y gomero Spectrum 48k ya ha llovido. Era rubio como la cerveza y guapo. Pero me pilló un pedrisco y se jodió. Pégame y tienes hombre para toda la vida, piratón.