total-war-warhammer-analisis-bnr
Análisis Noticias

[Análisis] Total War: Warhammer

No soy muy dado a este tipo de juegos, lo último que jugué (y posiblemente lo único) fue a Age Of Empires II, y de eso ya ha llovido mucho. Así que hoy toca darle una oportunidad a la saga Total War de Creative Assembly, publicado por SEGA, con un juego dedicado al universo Warhammer.

He leído de quejas de amantes de Total War a los que no les ha gustado los cambios realizados para este título con respecto a anteriores juegos de la compañía, no voy a discutirlos y no voy a meterme en ello ya que no he jugado a ninguno de ellos, por lo que daré mi experiencia con el juego llevando a una de las facciones del juego, la del Imperio.

El Universo de Warhammer a un click de ratón

Podría hablaros de lo vasto que es el universo de Warhammer, pero salvo acompañar a una tienda de figuritas a un colega hace más de 20 años, no he tenido contacto con él, y lo que se compró fueron figuras de otra de las franquicias, Warhammer 40000 y no de la que nos ocupa con este juego, perteneciente a Warhammer Fantasy, creada en 1983 y que ha ido creciendo hasta nuestros días.

En un principio el juego nos da a elegir entre cuatro facciones de las que pueblan el universo de Warhammer, la primera es la del Imperio, que sería la raza humana y en la que se puede seleccionar a controlar a su emperador Karl Franz o al hechicero Balthasar Geltz. La segunda facción corresponde a la de la raza de los enanos, con Ungrim Puñohierro y Thorgrim. Los pieles verdes están compuestos por orcos y goblins y estarán liderados por Azhag el Carnicero y Grimgor Piel’ierro. La última facción sería la de los condes vampiros y Creative Assembly nos dejará empezar campaña con Mannfred Von Carstein o Heinrich Kemmler.

twarha1
¡Waaagh!

Hay que decir que para alguien que no ha jugado nunca a ningún juego de la saga, el juego es difícil y demasiado complicado, no solo por el hecho de que hay más de una cosa que hacer para controlar a tu facción, si no por que a menos de una hora de partida ya puedes encontrarte con un berenjenal y ser dominado por un ejército con mejores tropas que las tuyas, perdiendo así tu líder y no pudiendo recuperarlo hasta pasados unos cuantos turnos.

¿Pero… que hay que hacer?

Lo principal de todo es controlar a nuestro líder de facción e ir dominando territorio. En el caso de El Imperio con Karl Franz tendremos que luchar contra los secesionistas que están en contra de su coronación, así como evitar que otras razas entren en su territorio. Para eso podremos contratar a nuevas tropas y diferentes unidades armadas, así como mejorar nuestra montura para ir mejor preparado a combate o comprar armamento más potente para poder invadir otras zonas o proteger la nuestra y así crecer para enfrentarnos a las fuerzas del mal y conseguir la conquista del Viejo Mundo.

Tendremos un juego que irá por turnos en los que podremos realizar diferentes acciones, como contratar a nuevos señores para que lideren otros ejércitos y tener mayores posibilidades de éxito, enfrentándonos con ellos contra distintos enemigos e incluso utilizar la diplomacia y llegar a acuerdos de alto el fuego, de ayuda con ejércitos e incluso unirse contra algún otro enemigo.

twarha4

En las ciudades que vayamos conquistando podremos cobrar impuestos, mejorar nuestras instalaciones para conseguir más dinero, barcos, barcos de pesca, herrerías, tipos de tropas o nuevas armas, teniendo cuidado con tener contento al pueblo para que no se nos revele, para ello podremos recurrir a cuidarlos y eliminar los impuestos o imponer el terror entre los ciudadanos de El Imperio.

En nuestras manos estará el conseguir la victoria contra los ejércitos enemigos, y en nuestras manos estará perdonarles la vida a sus tropas y señores para que se unan a nuestra causa, dejarles huir o ejecutarles para dar ejemplo, algo que hará que otros países nos miren con malos ojos y que incluso ponga en dificultades algún tratado que tengamos con ellos.

Nada de esto será tarea fácil y muy pronto veremos como otros ejércitos nos asedian y no nos dejan salir de nuestra ciudad hasta que no acabemos con ellos, y eso si conseguimos matarlos, ya que si por ejemplo hemos perdido a nuestro líder y nos están asediando, no podremos volver a resucitarlo ni contratar nuevas tropas hasta que no consigamos eliminar a nuestros enemigos.

Lo mejor de todo son las batallas, y lo son cuando controlamos nosotros a nuestras huestes, pudiendo realizar emboscadas, asaltos o flanquear al enemigo. Nuestras tropas siempre estarán mejor cuando vean que su señor está luchando en el campo de batalla junto a ellos, pero huirán si están perdiendo contra el enemigo y no estamos cerca. Hay que decir que normalmente el líder es el que más vida quita y puede llegar a cargarse a un escuadrón el solito. Mención especial si llevamos con nosotros a un hechicero y los vientos de la magia de el escenario son favorables para poder producir más magia.

twarha2

Controlar a nuestras tropas no será la única manera de hacer las batallas, también se puede elegir la opción para tener el resultado de la batalla en pocos segundos, aunque con esta opción he perdido combates que anteriormente había ganado con mucha facilidad.

Tecnicamente no está nada mal.

No lo veo nada mal para ser un juego de estrategia, aunque si lo comparamos con otros juegos actuales está claro que sale perdiendo, pero hay que tener en cuenta que mueve una gran cantidad de tropas en pantalla por lo que yo se lo perdono y más teniendo en cuenta que un juego como Total War siempre se ha visto desde una perspectiva superior y que aún acercando la cámara al máximo no se ve tan mal, eso si, se hace injugable.

twarha6

Los modelados de personajes, de tropas y de enemigos, así como de las otras razas, no están nada mal y son reconocibles. El problema viene cuando vemos como los retratos de algunos de nuestros señores y de los señores enemigos son los mismos, solo cambiándoles el nombre y la verdad es que ya se podrían haber currado un poco esto.

En el apartado sonoro nos viene con idioma en inglés, pero por suerte podemos disfrutar de una traducción de todo el texto del juego en nuestro idioma.

¿Y entonces?

Pues creo que he entrado con mal pie en dos universos, el de Total War y el de Warhammer, y ha sido por culpa de un juego que se me ha hecho complicado desde el minuto uno y que no parece que esté hecho para gente que no se defiende en este género, si no para expertos en el mismo. Me ha costado hacerme con el control y con todo lo que hay que hacer ya desde un buen principio y a pesar de tener un tutorial en el que se explica como hay que hacerlo, me he visto saturado y pasando de realizar algunas cosas que han resultado ser importantes ya que me han acabado matando al emperador enseguida en mi primera partida, por lo que hubiese agradecido poder elegir un nivel de dificultad más bajo para poder hacerme con el juego y poder subirla cuando yo quisiera.

twarha3

No es mal juego y representa muy bien el universo en el que está basado, en eso no cabe duda que Critical Assembly ha realizado un buen trabajo y que gustará a los fans de la franquicia de Games Workshop para que puedan disfrutar de sus figuritas en la pantalla de su ordenador, algo a lo que ya nos tiene acostumbrados a esta compañía cuando se les pide que realicen un juego basado en una franquicia ya conocida.

Sobre el autor

Tako-Hazard

Friki hasta la médula, amante de los peores juegos de esta generación, hay que darle una oportunidad a cualquier mierda. Sí un juego tiene tetas tiene un siete asegurado. Me encanta Japón, Shenmue y la saga Ryu Ga Gotoku, además soy fan Número 1 de los Akibaranger.
Mi blog personal es: http://www.shinmh.com