Especiales Noticias

Assassin´s Creed, un vistazo a la saga

Nota del Tako-kun : No dejéis de leeros el especial que ha preparado Tako-cato, que está genial, pero por si acaso os aviso que tiene ligeros spoilers del camino que pueden seguir las tramas(poca cosa, pero bueno avisaos estáis)

Hace tiempo que quería escribir sobre mi saga favorita de esta generación, pero nunca encontraba el momento. El caso es que tengo un gusto muy particular, y siempre busco algo especial a la hora de decidirme por un videojuego. Es por eso que cuando leí por primera vez acerca de Assassin´s Creed de Ubisoft, me entraron muchas ganas de probarlo, y cuando al fin lo hice me di cuenta que lo que más valoraba del mismo era algo que nada tenía que ver con la jugabilidad. Así que me puse de inmediato a controlar a Desmond para entrar en sus recuerdos para descubrir y caminar por las hermosas ciudades en las que vivieron sus antepasados entre conspiraciones y luchas épicas.

Y es que soy un apasionado de la arquitectura y una de las cosas en las que más me fijo, cuando estoy jugando a un videojuego, es en los escenarios, apartado en el que la saga destaca con mucho sobre el resto. Si os habéis parado a observar las ciudades mientras jugáis a alguno de estos juegos (hablo de los juegos para las consolas de sobremesa) habréis observado que las ciudades están definidas con mucho detalle, y que las texturas son de un nivel sobresaliente. Es por eso que cada vez que abro la caja de un nuevo juego de la saga y lo pongo en mi consola, lo primero que hago es subirme a los tejados a observar el paisaje, y luego me bajo a pasear entre la multitud.

Ese es otro de los buenos detalles de la saga, lo vivas que están sus ciudades, aunque la variedad de NPC´s no fuera muy grande en el primero, y en el segundo tampoco se solventara suficientemente ese apartado. El caso es que cuando paseas por las ciudades sientes que te están observando de verdad, y que cada cosa que hagas te puede delatar ante los enemigos que vigilan las calles, obligándote a ser sigiloso de verdad.

Assassin´s Creed se caracteriza también por ser un juego de infiltración al más puro estilo Tenchu, y con unos personajes con un carisma insuperable; Altaír y Ezio Auditore, de los que hablaré más adelante. Algo que sorprende desde el primer momento es la habilidad que tiene nuestro personaje para escalar edificios, algo que no habíamos conocido a ese nivel hasta ese momento, habilidad que comparte con otras como la vista de águila (que nos permite distinguir amigos de enemigos, e incluso objetivos) o lo diestro que es en la lucha con armas blancas. Las espadas y cuchillos son el componente fundamental de las peleas, así como los contraataques, habilidad útil donde las haya, y la más usada por mí gracias a su vistosidad y efectividad.

El primer juego de la saga Assassin´s Creed, nos sitúa en el año 2012 y nos pone en la piel de Desmond Miles, un pobre hombre que no sabe nada de lo que le espera cuando los científicos de Abstergo le secuestran para someterle a experimentos referentes a sus recuerdos, sólo que no son recuerdos de su propia vida, sino una especie de diario escrito en sus genes, que se traspasa de generación en generación, grabando por completo la vida de cada individuo de su árbol genealógico y que, mediante un invento revolucionario llamado Animus, son capaces de extraer y grabar para su propio uso.

En este caso, los Templarios de Abstergo quieren desentrañar los secretos de las vivencias de un asesino en concreto; Altaír, el coprotagonista del juego, y el mejor asesino que hayamos conocido nunca, sigiloso, hábil y con unos principios y una lealtad muy arraigados. Él es un asesino del más alto rango que vivió durante el siglo XII y que pierde su estatus al cometer un error en su última misión frente a los templarios, y que debe recuperarlo superando ciertas pruebas a modo de asesinatos a lo largo de la historia, Esos asesinatos nos irán haciendo recuperar nuestras armas y habilidades según avancemos, y nos descubrirán el verdadero secreto de esta lucha de poderes entre tan poderosos credos (Asesinos y Templarios).

Su historia se basa en la lucha entre los Asesinos y los Templarios, cuyas opiniones difieren completamente en cuanto al uso que debe darse a los artefactos conocidos como Frutos del Edén, cuyo poder sobrepasa todo lo imaginable y que, en malas manos, podría causar la destrucción de toda la raza humana.

Altaír tendrá que desplazarse entre las tres ciudades principales del juego (Acre, Jerusalen y Damasco) y su base principal Masyaf, desde donde Al Mualim coordina a los asesinos para desbaratar los planes de los templarios, ciudades maravillosas todas ellas, con un detalle exquisito y explorables al 100% si hablamos de sus exteriores, pero sin descontar ciertos interiores muy logrados y entrañables.

Las ciudades se dividen en distritos que vamos descubriendo según alcanzamos la cúspide de las atalayas repartidas por el escenario. Estas atalayas no son simples torres repartidas por el escenario, sino que también están perfectamente integradas en las ciudades, localizándolas en los tejados de los edificios más emblemáticos de las mismas como catedrales.

La coordinación de nuestras acciones se lleva a cabo desde la casa de los asesinos, donde debemos ir informando de los datos relevantes que recojamos por la ciudad como localizaciones, numero de guardias, rutas de escape, conversaciones interceptadas, etc. Lo malo de este sistema es que se hace muy repetitivo, ya que las misiones siguen siempre las mismas pautas, estemos donde estemos, aunque he de decir que el planteamiento inicial me gusta mucho.
Los combates son otro elemento característico de la saga, luchas de expertos espadachines en las que la estrategia marca la diferencia, y los contraataques son fundamentales para no acabar derrotado. Aunque eso sólo tendremos que vivirlo si fracasamos en el intento de asesinar a nuestro objetivo del modo en que se supone que debemos hacerlo; sigilosamente y sin alertar a los guardias.

Y este sí es realmente el punto fuerte de la saga, el sigilo imperante durante toda la partida, las dagas ocultas!!! . Sí, las dagas ocultas son una maravilla señores, sirven para todo, desde asesinatos sigilosos hasta lucha contra espadas, son tan efectivas que puedes llegar a pasarte el juego sin usar ningún otro arma, y lo digo con conocimiento de causa. Es el mayor acierto de la saga, el convertir al protagonista en un ninja occidental, mezclando el romanticismo europeo con el misticismo de esos guerreros orientales.

No os voy a desvelar nada más de la trama, pero si os diré que el juego termina con Desmond escapando de las instalaciones de Abstergo hacia un lugar seguro desde el que poder trabajar con los rebeldes (Assassins) después de haber descubierto todo lo que les une a ellos, y estando comprometido con su causa. Eso nos lleva a la segunda parte, un juego que sigue las directrices marcadas por su predecesor, pero cambiando de forma muy acertada las partes más criticadas del mismo.

Empezamos la partida controlando a Desmond,, igual que en la anterior entrega, en la base de los Assassins planeando cómo asestar el siguiente golpe a los Templarios para evitar que lleven a cabo su devastador plan. Para ello deben conseguir que Desmond aprenda todo lo necesario para convertirse en un auténtico asesino eligiendo para ello retroceder hasta 1476, año fatídico en la vida de Ezio Auditore, en el que cambia su vida radicalmente hasta convertirse en maestro asesino y llegar a cumplir la promesa que se hizo a sí mismo de honrar la memoria de su familia.

Ezio no es un experto, como sí lo es Altaír cuando empezamos la aventura, sino q su planteamiento es el de un aprendiz que llega a convertirse en maestro. Ese es precisamente el motivo por el que en esta segunda parte lo eligen como el candidato perfecto para enlazar a la memoria de Desmond. No olvidemos que la historia principal de la saga se desarrolla en el año 2012, donde los Templarios están a punto de completar su plan oculto trazado con líneas maestras hace ya ocho siglos.

Ezio vive en Florencia, Italia, y llevándonos a descubrir otras muchas ciudades de este maravilloso país, recreadas con un detalle y una delicadeza dignas de mención. Estas ciudades que visitaremos son Monteriggioni, San Gimignano, Forli, Venecia y Roma. Nuestra base será la villa de Monteriggioni, propiedad de nuestro tío Mario, y lugar donde viviremos exiliados con nuestra familia.
Además la historia tendrá muchos guiños históricos, así como la participación de personajes que existieron realmente y que nos ayudarán o se opondrán a nuestro avance, tales como Leonardo da Vinci, Maquiavelo o Rodrigo Borjia entre otros, detalles que elevan el nivel de la historia a cotas muy de agradecer.

Dejando de lado la historia del juego, para no destripárosla, os paso a hablar de los detalles que lo han consagrado como uno de los mejores juegos del 2009.

Lo primero que nos llama la atención es que mantenemos los controles de la primera parte, resultándonos completamente familiar el primer contacto, y siendo igual de fácil para un jugador que nunca hubiera probado su primera parte. El combate también se mantiene como en la primera parte, sobre todo al comienzo de la aventura, aunque luego veremos que podemos ir aún más lejos, añadiendo nuevos movimientos y permitiéndonos coleccionar diferentes tipos de armas que iremos comprando a medida que consigamos dinero y subamos el nivel de nuestro personaje. De entre todos los movimientos, destaco el de desarmar a los enemigos para usar sus armas contra ellos, un gran avance bajo mi punto de vista, y también quiero nombrar la habilidad de arrojar arena a la cara de los enemigos para frenarlos, aunque yo sigo abusando de las hojas ocultas, y más ahora que llevamos dos…

Pero eso no es lo más interesante de esta entrega, ni mucho menos, lo mejor de todo es que el juego se hace mucho más ameno y variado que la primera entrega gracias a un desarrollo mucho más fluido, y con unas misiones secundarias de muchísimo nivel. Estas misiones varían desde ejecutar asesinatos, hacer de cartero, solucionar conflictos de ciudadanos, los glifos, etc, pero destacan sobre el resto la gestión de la Villa y las tumbas de asesinos.

Para la gestión de la villa tendremos que conseguir dinero para ir restaurando los negocios, las instalaciones de los guardias, los bancos, etc, además de tener la responsabilidad de decorar la casa principal con obras de arte de la época, y que son muy bonitas de ver una vez colgadas de las paredes.

Y por fin hablamos de las tumbas de asesinos, lo mejor que se le pudo ocurrir a Ubisoft para que este juego sea aún más épico de lo que ya es, recurriendo a fases de plataformas al más puro estilo “Prince of Persia”, pero con la exquisitez visual de la saga de los asesinos. Además no son algo metido sin más, sino que nos descubre lugares asombrosos en cuya meta encontramos ciertos artículos que nos harán poseer el artículo más poderoso y carismático del juego. Tan interesante es este artículo, que casi merece la pena jugar la partida entera sólo para conseguirlo disfrutando del camino al máximo, una auténtica pasada.

Esto es todo por ahora, a la espera de poder hablaros de la próxima entrega de la saga, una vez que lo haya probado, donde retomaremos el papel de Ezio (se nota que el personaje ha calado hondo entre los jugones) y regalándonos el primer multijugador online en su haber. Además Ezio ya será un maestro asesino y podrá reclutar nuevos talentos para coordinarlos en misiones posteriores (¿otro acierto de Ubisoft?, seguro que sí). En Noviembre 2010 sabremos si han vuelto a acertar, pero mientras tanto os invito a que rejugueis los anteriores, y no tenéis excusa, ya que ambos juegos salieron para Xbox 360, Playstation 3 y PC.

«Nada es verdad, todo esta permitido»

Sobre el autor

pulpofriwrdp1a

  • A mi también me parece una de las mejores sagas de esta generación, por no decir la mejor. Ahora a esperar a BrotherHood, que esperemos que el modo historia este igual de bien que la segunda parte. No soy partidiario de los Multi y no creo que juegue mucho o nada al mutijugador que se han sacado de la manga. Probé la beta multijugador y no me gustó nada.