Especiales

[Especial]Retro para curiosos: Un soplo de aire a nuestra NES

Así estrenamos hoy esta serie de especiales dedicados a los mitos del hardware retro, como el que hoy relato, que todos hemos sufrido. Las mil y una veces que nos ha aparecido aquella luz, la cual cruzábamos los dedos cada vez que introducíamos un juego en nuestra NES en pos de no repetir por mil y una vez mas el «ritual del soplo» cual tortura a la que sometíamos a nuestros cartuchos cada vez que dicho demonio se manifestaba de manera intermitente en el unico LED de nuestra consola. Y dicha profecía en nuestras amadas y desgastadas Nintendo Entertainment System, se nos manifestaba en un feo y plano color gris donde tenia que estar nuestro bien amado videojuego que habíamos alquilado en el videoclub de turno.

P1060194
La de veces que hemos clamado al cielo porque no paraba de aparecer esto.

Dicho fenómeno nos ha acompañado a lo largo de las historia del hardware «cartuchil», sin hablar por supuesto de la tortura de los cassettes de antaño, aunque eso lo abordaremos otro día. Y este fenómeno que de críos considerábamos maldito o demoníaco, solo aventurado por la suerte del que metía el cartucho, como uno de tantos mitos de la época, tiene su explicación por y para personas. Esta es la razón por la que os he traído hasta aquí.

59E
Así nos imaginábamos que alguna mozuela soplara nuestros cartuchos

Corrían los principios de los años 90 para muchos, y el caso que nos atañe en este especial fue objeto de brujería para nuestras mentes sobre las locas teorías que los «colegas» te mostraban o hacían con recelo en el cuarto de al lado, para ser el «rey», mas allá de soplar al cartucho: Aquellas que van desde el simple meter y sacar al cartucho, lamer el conector, maltratar el lomo de la maquina tras introducir el cartucho, moviéndolo arriba y abajo… hasta darle calorcito frotándolo cual dado cuando tira jugando a juegos de azar.

 

nes-zif-72
He aquí el culpable de nuestra desdicha videojueguil

Os voy a desvelar, de forma mas o menos simple, la realidad que se escondía tras aquella «magia» en nuestra querida NES: El conector ZIF, pero antes pongámonos en época.

Cuando Nintendo distribuyo la NES en territorio americano, se decidió cambiar el diseño de la consola respecto a la original Famicom japonesa. Principalmente dicho cambio radical, que por aquel entonces desconocíamos, fue una cuestión de marketing puro y duro de la época: Desmarcarse visualmente de la competencia y, por otro lado, evitar la similitud de los sistemas anteriores para evitar la mala fama adquirida a partir del quiebre financiero de la industria en 1983.

Como resultado de dicho rediseño de la maquina surgió el zócalo frontal ZIF ( Zero insertion force, o de fuerza de inserción cero, en otras palabras: fácil de introducir) de forma que la inserción del cartucho se asemejara a la introducción de una cinta VHS como si de cualquier reproductor de vídeo se tratara.

Dicho conector en la teoría funcionaba de perlas, pero siempre que estuviera en unas condiciones ideales y como la teoría siempre falla, el conector tampoco era de «fácil introducción» , siempre teníamos que hacer ese empujoncito extra para que el conector llegara al fondo del asunto, cosa la cual no era muy delicada ante nuestra edad y las ansias de ver el juego en cuestión  aprovechando ese rato en que nuestra madre estaba ocupada con la casa un sábado o nuestro padre y/o hermanos mayores no confiscaban la tele para el disfrute propio.

Family watching TV in 1968
Ay si se te ocurría mencionar el jugar a la «maquinita» en esta situación… que igual rompías la tele.

Así mismo, este hecho repetido de sacar y meter nuestro querido cartucho provocaba en un periodo de tiempo «corto» para la época que los pines se desgastaran y que cogiesen polvo de una manera mas propensa y rápida de la que Nintendo había pensado en un buen principio, todo esto elegido con unos materiales de fabricación barata, dados a una corrosión temprana, propiciaba que los pines del conector en cuestión se doblaran con el tiempo creando una peor conexión. Y no hablemos ya ciertos «periféricos» como Game-Genie, los cuales exageraban mas el problema con su uso.

glitch_large
Esos conectores dañados podían generar situaciones como esta. Ni los psicotropicos oiga

Por la otra cara del problema teníamos el integrado «antipirateria» de la maquina, 10NES, llamado así gracias al populacho que investiga las entrañas de las maquinas, que pudo saber que Nintendo lo nombraba con esa nomenclatura en sus diseños. Dicho chip tenia que comprobar el cartucho en el momento que el sistema se encendía, y la precaria y delicada tecnología del momento, unido a lo ya relatado sobre nuestro querido conector hacia que el 10NES no pudiera comprobar el cartucho generando así el peor de nuestros enemigos en aquellas merendolas jugonas: La luz parpadeante junto aquel botón que rezaba «Power».

asd
La de veces que ese LED nos ha arruinado una tarde de vicio..

Fruto de las muchas quejas y maquinas que, un tiempo después del lanzamiento americano empezaron a presentar dicho problema de una manera exagerada, Nintedo saco al mercado la versión precaria de los CD’s limpialentes. El NES Cleaning KIT, que consistía en una cartucho con unas mopas estrategicamente situadas para limpiar los conectores de la consola al introducirlo y extraerlo unas cuantas veces.

NES_Cleaning_Kit
Esto a día de hoy, se consideraría un verdadero timo.

Fueron tales los quebraderos de cabeza que, al sacar al mercado un  rediseño hacia el final del ciclo de vida comercial de la NES en Estados Unidos, la Nes2, , el 10NES fue suprimido de manera fulminante y el conector cambiado por uno de carga superior o «Top loader» como el de su hermana japonesa original.

Como curiosidad también, comentaros que en respuesta el voluminoso numero de consolas con problemas en los conectores, empezaron, ante la falta de una precaria infraestructura de servicio postventa, los primeros SAT (Servicio de Atencion Tecnica) oficiales de la marca de los japoneses para apaliar la situación en territorio americano, garantizando que las maquinas fueran reparadas de forma correcta según la marca. En la practica, que todos conocemos como se se las gastaban por aquella época, el proceso de autorización y el consecuente aprovisionamiento de piezas oficiales se solucionaba bajo previo pago a Nintendo por el privilegio. Money is money.

Sombra de ingresos en un sobre. Dólares.
Con uno de estos Nintendo te daba via libre

Y así finalizamos este primer especial, que espero, pueda solucionar algunos de los enigmas de nuestra juventud con esta cosa loca y enfermiza que nos enamora, que son, los videojuegos.

Sobre el autor

Tako-Choko

Gamer en general. Engrandecido e idiotizado por los Fighting Games a partes iguales. Empecé con una NES, y ahora duermo con mi Arcade Stick. Podéis leer mis chorradas por twitter en @ChoKoB0

  • HazuStark

    No habré soplado yo cartuchos también en mis años mozos. Un amigo los calentaba con un mechero pasándolo un momento por el conector del cartucho, lo justo para no derretir el plasticote pero sí para que varios de sus juegos tuvieran marcas negruzcas xD

    Yo me pregunto de dónde demonios salían esos rumores para hacer funcionar los cartuchos.

  • Cracks, que les pasa a las imágenes que salen todas estiradas?

  • Elver Galarga

    que recuerdos, y creo recordar que lo de soplar lo convertí practicamente en una costumbre antes de poner cualquier cartucho xD

  • smoje

    Pues al final se descubrió que soplar los cartuchos los dañaba todavía más, por lo que el remedio era peor que la enfermedad

    http://www.cookingideas.es/soplar-los-cartuchos-de-nintendo-arreglaba-el-juego-20120926.html

    Pero creo que todo el mundo hacía lo mismo…

  • Jeje yo recuerdo que si lo metias con mucha ferza, daba ese resultado de la imagen «mal pixeleada». Sentias que la habias cagado XD