kaiju-bnr
Especiales Noticias

Hay un Kaiju en mi consola…

“When man falls into conflict with nature, Monsters are born” Prof. Hayashida, experto en Godzilla (The Return of Godzilla, 1984)

“ira ira iraaaaaaa pedaso de bisho, hijo la gran puta” Antonio “El Andaluz”, 2014.

kaiju-big-mierder

 

No os voy a engañar. No es casualidad que ahora que el fenómeno kaiju vuelve a estar de moda haya retomado este artículo que tenía a medias desde que vi en el cine Pacific Rim o la ahora tan de moda serie Attack on Titans (Shingeki no Kyojin, 2009) obra del mangaka Hajime Isayama o la futura Transformers Age of Extinction (Michael “bum bum” Bay, 2014) en la cual también salen bichos gigantes aunque en este caso mecánicos.

godzilla-kaiju-ghostbusters

No voy a entrar en el debate de si los kaiju deben ser orgánicos o no ya que es una opinión muy personal. Simplemente decir que aunque pueden coexistir en un mismo universo ambas naturalezas (de hecho es así) yo no considero a los robots gigantes kaiju, si no simple y llanamente mechas. Por muy grandes que sean. ¿Es Mecha-Godzilla un kaiju? No. Al igual que no lo son Mazinger Z, Groizer X, Ironman 28 o Shin Getter Robot. ¿Ultraman o Apollon son kaiju por tener en su interior un ser vivo? Ah, amigos, allá cada uno…

Antes de repasar alguno de los videojuegos en los que los kaiju tienen un papel importante (protagonista o no) hagamos un poco de historia. Pese a que siempre usamos Kaiju como equivalente de monstruo originalmente sería más apropiado criatura desconocida o extraña. El género Kaiju Eiga en el que estas bestias tan pronto destruían a la humanidad como luchaban por ella derivó en una hemorragia de películas de efectos especiales denominadas tokusatsu en las cuales se hacía gala de unos FX la mar de delirantes. Pirotecnia, cables locos, disfraces, caucho y látex, maquetas y diseños ye-ye en pertenecientes a una época en la cual resultaban chocantes y frescos mientras que ahora nos hacen simplemente esbozar una sonrisa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Un señor en leotardos se enfrenta a una planta carnívora. Ambos por supuesto son gigantes y aplastan edificios como si fuesen de mantequilla (o de cartón-piedra) mientras lanzan chispitas ultramegadestructoras que en realidad no le harían daño ni a una mosca, terminando con una explosión de gas butano y por ende con la vida del kaiju malvado de turno. Sí, señor: Power Rangers.

Cito a los Power Rangers porque es algo que a más de uno le habrá venido a la cabeza aunque debo dejar claro que realmente pertenece al género Sentai o Super Sentai (algo así como “escuadron”) más que al kaiju pese a contar con monstruos gigantes. Que ya puedo imaginar a más de uno salando el látigo para que me escuezan los azotes por mezclar ambas. Como ya he dicho al principio los kaiju pueden coexistir con mechas, sentai e incluso con suegras.

Gamera_The_Invincible

Como decía hemos de diferenciar entre bakemono y kaiju. Si bien ambos son monstruos los primeros son de un tamaño normal mientras que los segundos deben ser obligatoriamente gigantescos. No hay posibilidad de duda. King Kong (en cualquiera de sus versiones), Godzilla (en cualquiera de sus versiones menos en la de 1998 de Emmerich), los malos de Pacific Rim (Guillermo del Toro, 2013), los ángeles de Evangelion, el kraken de Furia de Titanes (Desmond Davis, 1981) o Piratas del Caribe: el cofre del hombre muerto (Gore Verbinski, 2006), el calamar de Deep Rising (Stephen Sommers, 1998) o los bichos sacados de Cloverfield (Matt Reeves, 2008), Los Cazafantasmas (Ivan Reitman, 1984), Monstruos contra alienígenas (Rob Letterman, 2009), Starship Troopers (Paul Verhoeven, 1997), Ben 10, algunos Pokémon o Digimon… son tantas las obras que beben u homenajean a los kaiju japoneses que no es de extrañar que hayan trascendido directa o indirectamente al mundo del videojuego.

Kaiju-Picture-1024x768

Eso sin contar las locuras que se han podido ver en Japón dentro de las películas tokusatsu en las cuales se han atrevido a kaijurizar a mitos vivientes como Frankestein e incluso el Spiderman de Marvel con robot gigante incluido. Pero esa es otra historia. Así que vamos ahora con lo que nos interesa que no es otra cosa que nuestra ración de vicio digital: los kaiju en los videojuegos…

rampage-logo

Rampage (Midway, 1986)

Cuando en los años 80 se nos presentaron las aventuras de Lizzy, Ralph y George el fenómeno Kaiju no estaba muy extendido fuera de Japón. Vale que Godzilla y King Kong ahí estaban pero no creo que acabara de cuajar firmemente salvo en la mente de los que ahora a día de hoy somos frikis de manual. Rampage nos proponía meternos en la piel de tres tipos de Kaiju (licántropo, lagarto y mono) y directamente nos ponía a destrozar ciudades mientras aguantábamos oleadas de soldados y reducíamos a escombros edificios y poblaciones completas.

rampage-amiga-2

El juego tuvo versiones para casi todos los sistemas de la época y aún hoy día es recordado. Las últimas entregas que pude probar fueron las de Nintendo64 y la que más horas me proporcionó la de Spectrum. Olas y olas de efectivos del ejército cayendo bajo nuestros pies a la vez que reducimos a grava edificios de treinta plantas. ¿Qué puede fallar? Todo un clásico que destila amor por los cuatro costados y que todo hijo de vecino debe al menos probar.

war-of-the-monsters-art

War of the Monsters (Incognito Entertainment, 2003)

Cuando los creadores de la saga Twisted Metal nos trajeron este simulador de batallas de Kaiju no sé muy bien qué estarían pensando. Homenajeando claramente a las pelis de Sci-Fi de los años 50 y al género tokusatsu nos brindaban demoledoras batallas entre dos o más monstruos gigantescos en ciudades bastante bien recreadas que por regla general acababan reducidas a recuerdo. Simple y llanamente.

war-of-the-monsters-gameplay

No recuerdo muy bien el número pero creo que podíamos elegir entre una enorme variedad de Kaiju (más de diez) englobando todos los tipos. Desde mechas puros y duros a monstruos de electricidad, lagartos, monos o dragones. Además con la posibilidad de conseguir distintos disfraces para todos ellos sin pasar por caja con los malditos DLCs contando también todos ellos con golpes cuerpo a cuerpo y a distancia. Un gran juego heredero del espíritu Twisted Metal con un aire loco y divertido que no se toma en serio pero que contentará a los fans de la acción, los juegos dinámicos y sobre todo los monstruos. Un indispensable de PS2.

king_of_the_monsters_by_t0misaurus-d38iaie

King of the Monsters (SNK Corp., 1991)

Wrestling, monstrous gigantes y destrucción. ¿Qué más necesitas? La delicia jugable y el capricho visual nos llevan a nuestra siguiente parada. Media decena de Kaiju nos dejan meternos en su piel para destruir otras tantas ciudades de Japón en unos escenarios cerrados bajo la mecánica de un juego de pressing catch cualquiera añadiendo a la vez la espectacularidad del tokusatsu y del kaiju eiga. Una vez más tenemos los cliches de este tipo de cine pero con unos personajes carismáticos y bien animados con llaves personales y ataques icónicos.

king-of-the-monsters-neo-geo-tokyos

Edificios que explotan, barreras laser que actúan de cuerda para impulsarnos y llaves de lucha libre para terminar con una cuenta de tres. Versiones para Sega Mega Drive y SNES incluidas, se lanzó una segunda parte (1992) que añadía a la vez elementos de brawler o beat´em up. Personalmente es uno de los juegos que más recuerdo del género y un gran título de wrestling (teniendo en cuenta sus peculiares características).

shadowofcolossus034

Shadow of the Colossus (Team Ico, 2005)

Otro indispensable a la hora de hablar de Kaiju es sin duda Shadow of the Colossus. Si mi memoria no me falla unos catorce o quince colosos nos esperan para impedir la misión de devolver la vida a nuestra amada Momo. Estos enormes monstruos deben ser sacrificados para que ella viva. No nos amenazan ni van a destruir nada que nos importe (al menos en principio) pero aún así debemos darles caza.

shadowcolossushdreal

Fumito Ueda nos brindó esta intimista aventura tras el discreto éxito del genial Ico. Al menos tenemos la tranquilidad de que el tiempo ha puesto a ambas obras en su sitio convirtiéndolas en piezas maestras dignas de culto. Debo reconocer sin embargo que siempre encontré Shadow of the Colossus bastante tosco en lo que a control se refiere. Pero tranquilos, no saquéis vuestros dildo-espadas porque soy consciente de  que el problema está en mí, no en el juego en sí. Otro genial e indispensable título para PlayStation 2. Por cierto y hablando de Ueda y de los kaiju: ahí tenemos The Last Guardian. O tendremos. O no…

super-godzilla-usa

Godzilla (Varios, 1983-2014)

No nos engañemos. Sería injusto e ilógico que El Rey Kaiju no tuviera al menos un adaptación a formato digital de sus orgías destructivas. Godzilla (o Gojira en su japonés natal) no podría conformarse con un videojuego. Desde que en 1954 se lanzase la película original de Ishiro Honda son incontables las incursiones de la lagartija gigante en el mundo del ocio electrónico.

Godzilla_Destroy_All_Monsters_Melee_-_1

Desde el Commodore 64, la Game Boy o la NES a la Nintendo Game Cube o la Xbox pasando por los teléfonos móviles o la Nintendo DS. Pocos formatos son los que se han librado de una o varias entregas del mutante radiactivo. Si debo quedarme con dos de ellos supongo que serían Godzilla Monster of Monsters para NES (Compile, 1988) y el pandiloco Godzilla Destroy all Monsters Melee (Atari, 2002). Innumerables horas las invertidas en estos dos (muy) mejorables juegos que se limitaban a cumplir su cometido: divertir. Cosa que por cierto no es poco.

MutantBlobsAttack_Hero_vf1

Tales from Space: Mutant Blob Attacks!! (Drinkbox Studio, 2012)

No fue hace mucho cuando pude descubrir este divertido juego semi-indie gracias a PlayStation Plus en mi PlayStation Vita.  Juego directo y divertido de que parece carne de Android Market, en él se nos cuentan las aventuras de un moco mutante espacial que debe escapar de las zarpas del gobierno para no acabar sus días en una probeta.

tales-from-space-mutant-blobs-attack

¿Pero no hablábamos de Kaijus? Pues sí. Vosotros darle tiempo al moquete pringoso del espacio exterior y veréis a lo que me refiero. Un grandísimo juego que me sorprendió para bien y del cual siempre guardaré un grato recuerdo. Todo un desafío que mezcla los monstruos gigantes, las pelis americanas de los años 50 y Angry Birds. Ahí es nada.

ultraman-snes

Ultraman (Varios)

Grandísimo personaje y muy irregulares juegos. Aquí me detendré poco ya que la mayoría han pasado sin pena ni gloria. Tan sólo os recomendaré dos. El primero Ultraman Towards the Future (Bandai, 1991) para El Cerebro de la Bestia en el que se nos presenta al mítico gladiador gigante bajo el gameplay de un fighting game cualquiera. Deberemos vernos las caras contra clásicos enemigos haciendo uso de nuestras escasas habilidades de combate. ¿Que por qué os lo recomiendo entonces? No sé, este juego suda amor y tiene algo que no sé plasmar con palabras… Si os mola (y sólo si os mola) quizá deberíais también probar Ultraman Nexus de Bandai (PlayStation2, 2005).

ultraman-fighting-evolution-4

Y ya puestos (y si os va la caspa y el cuero) también deberíais echar un ojo a la serie Ultraman Fighting Evolution. Con entregas en PSone, PS2 y PSP esta deleznable saga de juegos VS llenará de ponzoña nuestra mente, de ardor nuestros ojos y de artrosis nuestros dedos. Una Mierda Mítica de cuidado. Pero qué queréis que os diga, a mí me encantan. Más Hostias, Más Kaijus y Ultraman. Y punto.

blackandwhitegame

Black & White (Lionhead Studios, 2001)

Cuando el tito Molineux lanzó su segundo peculiar Simulador de Dios aún estaba que lo tiraba. Subido en la cresta de la ola nos vendió incluso versiones para PSone y PS2 que nunca llegamos a catar pese a haber visto varios videos in game. O eso decían. El caso es que en Black & White se nos ponía a las manos (nunca mejor dicho) de  un Dios que debe conquistar terrenos y aldeas pudiendo elegir entre ser un cabrón con pintas o más tierno que las tetas de una monja novicia. Hasta aquí todo normal si no fuese por la presencia de unas mascotas la mar de monas que tienen sana costumbre de crecer como si no hubiera un mañana.

Imagen de previsualización de YouTube

Asesinatos, sacrificios, milagros y esas hierbas con unos kaijus bastante sugerentes: una vaca, un tigre y un mono (al menos en principio). Lo cierto es que el juego tenía su aquel y era bastante divertido y complejo ya que había que añadir varios pueblos para domesticar además de la ya nombrada posibilidad de ser buenos o malvados.  Así nos quedó un título muy correcto y que aún hoy muchos jugadores recuerdan.

primal-rage

Primal Rage (Time Warner Int., 1994)

Aunque más de uno querrá pegarme un tiro en la ingle o retirarme la palabra no podía hacer un artículo sobre Kaijus y dejarme Primal Rage. Uno de tantos bluffff del boom de los fighting games en los años 90 y a la vez uno de los más recordados. Supongo que una de las claves de esa permanencia en la memoria de la chavalería (de entonces) es que los personajes estaban animados mediante Stop Motion fotograma a fotograma. Es decir, que se usaron muñecos a los cuales se fotografiaba frame a frame y luego se digitalizaban para añadirlos al juego.

Imagen de previsualización de YouTube

Otro de los aspectos más curiosos de Primal Rage es su elenco de luchadores: dinosaurios y monstruos gigantes con ataques especiales violentos y muy locos (y escatológicos). Personalmente y pese a su duro control casi diseñado por un manco ciego y alcohólico debo reconocer que le guardo enorme cariño y fueron muchas las horas dedicadas al arcade y a algunas de sus versiones caseras para casi todo lo que se movía por aquella época. Echadle un ojo al video y flipadlo.

gaurodan-loco-malito

Gaurodan (Loco Malito, 2013)

No podía si no al menos recomendar desde aquí el genial y divertidísimo Gaurodan de ese gran genio que es Loco Malito. Si no lo habéis jugado aún ya estáis tardando. Bajo la apariencia de un shoot´em up de los de antes se esconde un arcade hecho con mucho amor y mimo en el que se nos cuenta una historia ibérica como pocas de kaijus y ciudades que reducir a escombros.

gaurodan-gameplay

Gaurodan, el Pájaro del Trueno, regresa a Canarias (sí, no es coña) para evitar que se despierte a Guayota, la Bestia de Fuego, que se encuentra dentro del Teide. Podremos destruir ejércitos, ciudades y otros bichos algo más creciditos mientras sobrevolamos El Paraiso impartiendo justicia divina. Un shoot´em up de corte clásico que requiere dedicación como otros títulos del insigne Loco Malito. Una delicia que pocos sabrán apreciar que se inspira también en los Kaiju clásicos para divertirnos hoy. Al loro con la música de Gryzor87 y ya puestos jugad a Maldita Castilla, cabrones.

gears-of-war

Pero seamos sinceros y dejémonos de zarandajas. No son pocos los títulos que contienen Kaiju de una manera directa o indirecta en su programación. Desde el por ahora fallido Colossal Kaiju Combat que creo sigue buscando financiación a la saga Zelda o Metroid, son cientos los títulos que contienen algún Final Boss hipervitaminado de tamaño industrial. No olvidemos juegos más modernos como la saga Gears of War, Castlevania Lords of Shadow o God of War. En todos aparecen  monstruos enormes y gigantescos realmente expectaculares.

Metroid

Pero como ya he dicho eso era algo casi común en otra época.  Ahí tenemos el mono gigante de Wild Fang (Tecmo, 1989), los animalicos de Prehistoric Isle in 1930 (SNK, 1989) o Joe and Mac Caveman Ninja (Data East, 1991), algunos villanos de la saga Ghost and Goblins como por ejemplo Cocatrice o Genola, el soldado gigante de las VR Missions de Metal Gear Solid. ¿Qué me decís de Bartzilla? Seguramente la única fase decente del olvidado The Simpsons: Bart´s Nightmare (Sculptured Software, 1992).

bart-nightmare-bartzilla

Skyblazer, Contra, Pikmin, R-Type, Darius, Midnight Wanderers… Venga, haced memoria. Seguro que son cientos los títulos que os vienen a la cabeza con uno o varios enemigos de esos gigantes que quitan el hipo. Quizá y sólo quizá seamos capaces de ver lo mucho que el fenómeno Kaiju está arraigado en nuestra cultura gamer y podamos mirar a Godzilla a la cara dándole gracias. Ahora puede que veamos con otros ojos el último film de El Rey de los Monstruos…

pacific-rim

Sobre el autor

Tako-Kafka

Mamapichas, padre vicioso y gamer viejuno. Desencantado de esto de los videojuegos modernos que siempre acaba picando en alguno. Desde mi amado y gomero Spectrum 48k ya ha llovido. Era rubio como la cerveza y guapo. Pero me pilló un pedrisco y se jodió. Pégame y tienes hombre para toda la vida, piratón.