Noticias

Lo que importa de un videojuego

¿Qué es lo más importante de un videojuego?, esa es la duda existencial con la que desperté hace unos días. Hace tiempo que me planteo que es lo que busco a la hora de decidirme por un nuevo integrante para mi estantería, cosa que cada vez es más difícil de hacer por la gran oferta que hay en el mercado, pero creo que ya he sabido dar con la respuesta, y os voy a explicar los motivos de mi decisión… si es que os apetece leerlo.

Todo empezó una calurosa mañana de Junio cuando, echando un vistazo a mi colección de videojuegos, me di cuenta de que casi todos siguen una misma pauta, son juegos de última generación con unos gráficos de infarto y un guión que quita el hipo. Historias épicas, escenarios grandiosos, músicas épicas y personajes de leyenda, todos pretenden ser el máximo exponente de esta generación y algunos están muy bien posicionados para poder conseguirlo; Assassin’s Creed, Gears of War, God of War, Red Dead Redemption, Call of Duty, todos ellos títulos reconocidos y alabados por crítica y público a los que acompaña un porcentaje de ventas con respecto a sus rivales que impresiona a cualquiera.

Esta claro que eso es lo que buscamos, ¿no?… pues empiezo a dudarlo.

Hace años, cuando yo empezaba con este vicio, no me preocupaban la historia, los personajes, los gráficos ni nada por el estilo, lo único que me importaba era pasar un buen rato frente a la pantalla de mi televisión jugando a Mario, Sonic, o incluso Alex Kidd… la lista podría ser eterna, pero no quiero perderme en detalles, sino ir al grano. Y es que, las compañías desarrolladoras de videojuegos, están optando cada vez más por ganarse al público por medio de la espectacularidad visual, algo muy peligroso si olvidan cuidar lo más importante: la jugabilidad.

La jugabilidad hay que observarla desde diferentes puntos de vista, y abarca todos y cada uno de los aspectos del juego, con la característica de que cada género tiene la suya propia y diferente de otros, con lo que definiremos jugabilidad como opciones jugables. Un RPG, por ejemplo, tiene como punto fuerte la interacción con otros personajes, la evolución de las Skills o la toma de decisiones que repercuten en la historia (o así debería ser… no nombraré los últimos JRPG para no cabrearme..), los plataformas o los hack&slash destacan por el control del personaje, y los sandbox por la interacción con el entorno.

Mi primera reacción fue pensar que una buena jugabilidad sin una buena historia detrás, sería algo infame e inconcluso, pero en ese momento recordé una frase mítica del mundo de los videojuegos:

“Si tienes un gran juego con una mala historia, aún tienes un buen juego pero si tienes un mal juego, con una gran historia, solo tienes un mal juego…”

¿Qué me ha hecho llegar a esta conclusión?, pues muy fácil, he jugado un grandioso juego que no había podido probar aún y que me ha sorprendido mucho más de lo que esperaba, haciéndome recapacitar incluso sobre la dificultad que se aplica hoy día a los videojuegos, los cuales ya no suponen un reto para casi nadie, sino que son un mero trámite para conocer la historia que se esconde detrás, ese juego tan especial es BRAID.

¿Por qué me ha impactado tanto?, pues, en primer lugar, porque me ha resultado muy difícil llegar a pasármelo, no es un juego de los que considere imposibles, pero estaba acostumbrado a avanzar casi sin pensar y me he encontrado con algo mucho más complejo, con unos puzles que requieren reflexión y estudio de la situación para llegar a resolverlos, y que plantea soluciones distintas para cada mundo/nivel. Con este juego he recuperado las sensaciones que me hicieron interesarme por los videojuegos, esas que tenía cuando me mataban constantemente en el ALTERED BEAST o el SHINOBI pero que me empujaban a seguir jugando para intentar superar el reto que planteaban… y no hablemos ya de TETRIS o BUST A MOVE, los juegos de puzles más currados de la historia, bajo mi punto de vista.

El apartado visual es importante, no hay nada como un buen diseño de niveles para atrapar al jugador en el escenario planteado por los creadores de tal modo que no quiera dejar de jugar… pero ¿habéis probado ECHOCROME o CASTLE CRASHES?, no son ninguna maravilla gráfica, cada uno con su propio estilo, y enganchan como pocos gracias a dos planteamientos jugables muy distintos, uno más sesudo y complejo y otro más rápido y directo. Ambos son, sin duda, grandes representantes de esta industria que muestran más de un camino para llegar al éxito, ideas frescas y bien planteadas que siempre son bienvenidas a este mundo tan falto de originalidad.

Realmente, el público más experimentado busca cosas más allá de los gráficos, las sagas; un verdadero mal dentro del sector, donde un nombre vende juegos aunque el producto no alcance los mínimos exigibles en cuanto a calidad, o las opiniones de los medios especializados, puesto que esto va más de sensaciones individuales que de análisis pseudo-científicos.. eso de los millones de polígonos en pantalla, el 5.1 o la reproducción en 3D no son más que meros complementos que no influyen realmente en la capacidad de diversión, aunque sí se agradecen en ciertos momentos.

Sin embargo, uno de los mayores problemas que nos encontramos a la hora de elegir un videojuego es el marketing que aplican las distribuidoras a sus productos, videos promocionales impresionantes, como el anuncio de televisión de Gears of War 2, en su día, me resultan hipnóticos y captan toda mi atención hasta tal punto que me entran ganas de ir a la tienda a por él incluso sin ser mi género o mi estilo de juego, es puro HYPE… ¡¡Marcus For The Win!!

Imagen de previsualización de YouTube

Bendito hype, este es el término que usamos algunos para describir esa sensación impulsiva de adquirir un videojuego sin haber visto prácticamente nada de él, sino por el simple hecho de haber leído multitud de elogios provenientes de sus desarrolladores prometiendo el oro y el moro, arte en el que algunos son verdaderos expertos, y de los que no voy a dar nombres para evitar crear opinión en torno a ellos, pero a quienes todos conocemos por sus constantes declaraciones. No nos engañemos, hay mucha gente en esa situación y que luego se lamenta de haberlo hecho por no encontrar en ellos lo que se les prometía en un principio, y nadie está a salvo, ya que abarca desde juegos consagrados hasta nuevas IPs.

Personalmente, creo que lo más inteligente es esperar, leer muchos análisis de distintos medios, ver videos donde se muestre el gameplay, compartir opiniones con otros usuarios de foros, etc, en definitiva, recopilar tanta información como nos sea posible para intentar no meter la pata comprando juegos que luego nos defrauden, aunque nadie está libre de meter la pata, y el único consuelo es pensar que todos los juegos ofrecen algo diferente al resto y al menos nos llevamos esa experiencia, que se le va a hacer.

Sobre el autor

pulpofriwrdp1a

  • zack

    Muy buen articilo. Todo bien expresado para que lo podamos entender, y eso que yo soy muy cortito xD

  • Tako-Cato

    Me alegro de que te haya gustado el artículo, para eso lo hacemos 😉

    Gracias.

  • Gran articulo, si señor!!
    Personalmente yo soy de los que no valoran tanto los graficos y me conformo con que cumplan. Pero la diversion tiene que primar por encima de todo. Hay titulos qeu destilan amor y cariño por todos lados y suelen ser los que me gustan. Y no hablo de los AAA necesariamente…

    • Tako-Cato

      Dentro de muy poquito vamos a hablar de esos triple A y cómo se utiliza dicha denominación… no siempre merecida.

      Yo tb valoro el juego por encima de sus gráficos.

  • Tal y como te comentan los compañeros un artículo MUST READ, quien no recuerda maravillas jugables como Parodious, Smash TV, Metal Slug, Puzzle Quest o Homimid HD…por citar algunos…hoy en día la jugabilidad debería estar por encima de todo lo demás…el resto sólo son add-ons!!

    • Tako-Cato

      Muchas gracias por lo del Must Read 😉 , seguiremos divagando hasta que os canseis de nosotros :mrgreen:

  • JUNKIngeniero

    toda la razon, que sea divertido es el mayor valor agregado de un juego, obviamente la direccion de arte, la musica y lo currado de los gfraficos ayuda, pero si no va acompañado de una evolucion adecuada en la jugabilidad quedara acumulando polvo… el antidoto contra el hype es una buena dosis de paciencia e investigacion una vez salido el juego… y como no, esperar q bajen de precio 😛

  • Ricardo_chiktno

    totalmente de acuerdo, para hacer un buen juego se debe empezar por la diversión, pero si esta acompañado de una buena historia, música, ambientación y gráficos se puede considerar una obra maestra y de estos hay pocos, que se lo digan a final fantasy 6 que lo tiene todo.

    yo personalmente prefiero un metal slug a un call of duty o halo.

  • Tako-Cato

    Acaban de anunciar LIMBO para PSN, otro claro ejemplo de lo q hablamos. Es un juego casi sin historia q tiene una jugabilidad sobresaliente.

    Yo tb prefiero un Metal Slug a un Call of Duty 😉

  • John

    Fantástico articulo amigo te felicito por ello (Y).

    Juegos que no han obtenido una publicidad tan exagerada como las grandes sagas, a mas de uno nos han dejado con la boca abierta. FlOw o Trine son unos pocos de esos pequeños pero grandes juegos que poco a poco se están haciendo un hueco entre nosotros.

    Un saludo ;).