dragon-quest-builders-header
Análisis Noticias

[Análisis] Dragon Quest Builders

A primera vista, Dragon Quest Builders puede parecer un simple clon de Minecraft para aprovechar el tirón de este superventas, pero nada más lejos de la realidad. El juego llega para celebrar el 30 aniversario de la saga con unas señas de identidad propia que lo alejan del juego de Mojang.

La Historia

Como decíamos, Dragon Quest Builders llega para celebrar el 30 aniversario de la saga… Y la historia que nos cuenta no es fruto de una casualidad. El título comienza justo tras el que era el final malo de la primera entrega. Es decir, justo en el momento del enfrentamiento final cuando el malvado Draconarius le propone al protagonista unirse a él y dividirse el mundo. Tras esto Draconianus sumerge el mundo en la más inmunda oscuridad y arrebata a la humanidad la capacidad de crear, impidiendo así que el mundo pueda ser reconstruido.

Esta situación se mantiene hasta que la Diosa decide enviar al elegido hasta Alefgrado y en este punto es, como no, donde entra nuestro héroe en acción con una misión clara: devolver la esperanza, la luz al mundo y desterrar para siempre a Draconianus de la faz de la tierra, utilizando para ello algo que se creía perdido: la creatividad.

Así pues nuestra misión consistirá básicamente en recolectar todo tipo de materiales para así poder construir un nuevo hogar, nuevas herramientas y armas Todo ello aprendiendo recetas, luchando contra monstruos y conociendo a nuevos personajes que nos ayudaran en nuestra ardua tarea.

dqb-4

El Juego

Como comentábamos al principio del análisis, el juego bebe (y mucho) de Minecraft y no se esconde por ello. Pero en esta gran semejanza se haya su principal diferencia, y es que si en el título de Mojang disfrutamos de total libertad durante el juego, en Dragon Quest Builders tenemos una historia que nos irá guiando a través de diferentes opciones y objetivos que lo hacen muy interesante y divertido. Todo ello siguiendo el hilo argumental del que os hablamos antes.

El juego está dividido en varios capítulos, los cuales comenzaremos con un equipamiento y unos objetivos predeterminados. Cada capítulo estará bastante diferenciado de los anteriores gracias a algunas funciones que podremos aprender, así como también por el tipo de construcciones que nos pedirán. Así, si de saque tenemos que buscarnos la vida para aprender técnicas nuevas de ataque o conseguir una pala para excavar sin romper las plantas, más adelante nos las tendremos que ingeniar para poder pescar (y basar en el pescado la alimentación del capítulo) e incluso montar nuestro propio huerto.

Da igual como terminemos un capítulo, el siguiente tocará empezar prácticamente desde cero. Este es quizá uno de los puntos negros del juego, ya que por mucho que nos esforcemos en crear una ciudad o conseguir el mejor equipo, una vez decidamos pasar de capítulo lo perderemos todo.
Eso sí, cuando pasemos de capítulos nos indicaran los retos que debíamos cumplir en el mismo: Cosas como subir hasta cierto nivel nuestra base, derrotar a ciertos enemigos o superar dicho capítulo en un número determinado de días, pudiendo repetirlos y así obtener trofeos y nuevas ventajas para otro modo de juego del que hablaremos a continuación.

Y es que para los que se queden con ganas de construir y aumentar su base hasta límites insospechados, el juego trae consigo el modo Libre. Aquí no tendremos ningún tipo de objetivo más que el de hacer/construir lo que realmente nos venga a la mente. Y conforme vayamos avanzando en la historia, iremos desbloqueando nuevos objetos, recetas y estructuras.

dqb-1

En cuanto al control, aunque al principio nos costará acostumbrarnos a la disposición de los botones, una vez lo tengamos todo controlado se vuelve mucho más ágil e intuitivo y no nos costará realizar todas las acciones necesarias.

Uno de los puntos flojos de Dragon Quest Builders es el combate. Un sistema en tiempo real demasiado simple y con pocas acciones. Básicamente consiste en golpear una y otra vez al enemigo dejando de hacerlo en alguna ocasión para esquivar sus ataques.  Solamente mejora el asunto cuando comenzamos a descubrir recetas de objetos para usar en combate. Las cuáles serán muy útiles para los enfrentamientos con los bosses de cada capítulo y que les añadirán interesantes mecánicas.

Fijaos si el combate preocupó poco en el desarrollo del juego y se puso todo el énfasis en la parte de la construcción, que nuestro personajes no podrá subir de nivel. Será nuestra base la que lo haga y no nosotros. Con cada habitación, construcción u objeto decorativo que vayamos creando y colocando en nuestra ciudad, ésta irá subiendo de nivel y atrayendo a más y más habitantes al mismo tiempo. Con cada nuevo humano llegarán también nuevas misiones.

ドラゴンクエストビルダーズ_20151015232123

Apartado Técnico

Gráficamente Dragon Quest Builders no es nada del otro mundo, quizás le pesa un poco que esté desarrollado también para PlayStation Vita. Pero los personajes tienen un buen modelado a nivel general y los diseños de Akira Toriyama ayudan al buen acabado en este apartado. En cuanto a los escenarios, al estar realizado todo con cubos, le da ese aspecto retro que no desentona en el empaque final del juego.

Si hablamos del apartado musical, el juego viene acompañado de varios remixes de temas de la saga, ambientando perfectamente la aventura en todo momento. Al igual que los efectos sonoros que también están inspirados en los clásicos. Todo ello dándole un aire muy Dragon Quest al título.

dqb-2

Conclusiones

Dragon Quest Builders puede no interesar a primera vista. Quizás puede no atraer tampoco a los jugadores más clásicos por su gran parecido a Minecraft. Pero es empezar a jugar y a construir y desaparecen todos estos prejuicios a base de colocar ladrillos y ladrillos. Un spin off de una de las sagas más clásicas del RPG japonés, que nos dará horas de diversión y creatividad una vez nos adentremos en su rico universo. Solamente tenéis que probar la demo disponible en la Store para quedar enganchados irremediablemente a su magia.

Lo mejor

  • La fórmula de unificar Minecraft con el universo Dragon Quest
  • Gran posibilidad de construcciones y creaciones
  • Punto exacto de complejidad, que hace el juego disfrutable para los peques y los mayores de casa

Lo peor

  • El combate es muy simple
  • Perder nuestra ciudad cada vez que cambiamos de capítulo
  • No poder ver los desafíos disponibles antes de terminar el capítulo

 

Sobre el autor

Tak0SitH

Uno más de la vieja escuela a bordo. Empecé en este mundillo hace ya unos cuantos eones, he pasado por todos los sistemas y estados. Propios y Prestados. Soy un amante de la (para mí) mejor generación, los 16bits y su encarnizada lucha.
Fuera de esto, informático a tiempo parcial y padre/marido a tiempo completo.
Enamorado (también) de Japón, su cultura y su gastronomía.