Especiales Noticias

La lucha pixelada, más allá de Street fighter y KOF(I)

Muchos años han pasado desde que decimos los míticos Hadouken o «mustang!!!»->shiki yami barai e incluso «kurae yororea!»->Ura 108 shiki (es que las técnicas del kof son impronunciables), pero el género que todos amamos y conocemos como «medirle el lomo al vecino» ya existía de mucho antes, y para muestras…un Van Damme jugando a Karate Champ en la película Contacto Sangriento de 1988.

Imagen de previsualización de YouTube

Aún así, hay que reconocer que el éxito comercial y competitivo del género llegó cuando Street Fighter II aterrizó en los salones recreativos, pasando desde entonces por nuestras recreativas, ordenadores y consolas cientos de juegos de lucha. Pero como en cualquier torneo de peleas…la gloria es solo para los elegidos.

Yie Ar Kung-fu 2 (MSX2 y+ / Tako-Spidey)

Konami abrió la veda con el primer Yie Ar Kung-Fu, auténtico paradigma de los “one vs one” cuya virtud propulsora siempre acaba achacándosele a Street Fighter y su todopoderosa secuela. Con su segunda parte, The Emperor Yie Gah, la compañía japonesa dio el do de pecho, estrenando en los ordenadores MSX (y, posteriormente, en Amstrad CPC, C64, ZX Spectrum, BBC Micro, Acorn Electron y Thomson TO7-70) una secuela que dejaba muy atrás a cualquier otro juego del género.

Basándose en las mismas premisas que su predecesor, Yie Ar Kung-Fu II era capaz de asombrar a propios y extraños con su poderosa apariencia técnica, la cual en cierto modo era capaz de verse eclipsada por una jugabilidad sin precedentes, plasmando en pantalla una acción increíblemente dinámica y fluida, más propia de un arcade recreativo que de un lanzamiento para plataformas domésticas. Combates contra luchadores con habilidades mágicas (ya teníamos bolas de fuego y cosas así), posibilidad de pelear contra un amigo, un diseño gráfico de ensueño y cientos de detalles más hacían que la experiencia de pelear con Yie Ar Kung-Fu 2 fuese una delicia digna de los paladares más exigentes..

Imagen de previsualización de YouTube

Barbarian (Commodore 64 y + / Tako-Doki)

Barbarian: The Ultimate Warrior… Para Commodore 64 y yo le di mucha vida en Spectrum; un juegaco de lucha de Palace Software. Es un juego de lucha, con espadas. Todo tenemos que decirlo, compre el juego por su portada y porque en esta época el tema de los barbaros y estas cositas estaban muy de moda.
El juego es muy gore, dentro de lo gore que podía ser en la época, tenemos decapitaciones y cuerpos desangrándose. Es muy cachondo el ver como, al terminar el combate, aparece un goblin que arrastra el cuerpo del personaje derrotado.

Imagen de previsualización de YouTube

Spitting Image (Spectrum y +/Tako-kafka)

Mucho antes de la serie Celebrity Deatmatch de la MTV en Inglaterra ya se llevaba lo de famosos repartiendo estopa. En este caso mediante el uso de muñegotes de goma al más puro estilo de los guiñoles de Canal + se arreglaban problemas políticos y sociales mediante el siempre infalible hostiazo y tentetieso. Domark fue la encargada de adaptar la irreverente serie inglesa al fighting game con resultados bastante curiosos bajo la premisa de elegir al dirigente de un nuevo orden mundial de entre una curiosa selección. A saber: el papa Juan Pablo II, Margareth Thatcher, Ronald Reagan, Mikhail Gorbachov, P.W. y el Ayatollah Jomeini. Ahí es nada. Por supuesto cada personaje tiene sus propios movimientos siempre basados en el humor más irreverente.

El juego nos ofrecía un VS tradicional arbitrado por la reina Isabel de Inglaterra, pudiendo cambiar de personaje y seleccionando a nuestro oponente y que discurría por escenarios personalizados con cierta interactividad. Lo cierto es que el juego en su día podía resultar atractivo e incluso ácido, pero a día de hoy su humor se antoja bastante descafeinado y su gameplay anticuado. ¿Por qué está aquí? Pues porque pese a todo es un juego de lucha y debo reconocer que me divirtió en su día. Se lanzó para Spectrum, Amstrad, Commodore 64 y Amiga.

Imagen de previsualización de YouTube

Budokan (Amiga y+ / Tako-Spidey)

Electronic Arts realizó para Amiga, PC y Megadrive una especie de analogía moderna de lo que fue en su momento Karate Champ. Por así decirlo, Budokan es, tal vez, la representación más digna de todo lo que rodea a las artes marciales japonesas, enseñando tanto a nivel jugable como en espíritu la belleza y las virtudes del Karate, el Kendo y el uso de todo tipo de armas tradicionales.

El que esto suscribe tuvo a bien de adquirir su primer ordenador Amiga con un increíble pack en el que Budokan era uno de los integrantes de peso. Y doy fe de que, por encima de los otros más que correctos juegos (Astro Marine Corps y la estupendísima versión para los 16 bits de Commodore de After the War), los sobrios duelos del título de EA me atrapaban sin remisión alguna. Desde la pantalla de presentación (con una sensacional composición musical de Rob Hubbard) hasta el último de los combates, Budokan: The Martial Spirit hacía que lo mejor de las artes marciales cobrara vida en las máquinas de 16 bits. Y, encima, los españoles de The New Frontier se curraran una soberbia conversión para las humildes computadoras de 8 bits.

Imagen de previsualización de YouTube

Choi Lee Fut Kung Fu Warrior (Spectrum y + /Tako-Kafka)

Es innegable que los 80 y los 90 fueron unos años de producción desaforada en cuanto a software español se refiere. Tocando todos y cada uno de los géneros posibles e incluso pariendo algunas de las joyas más grandes que han pasado por estas manos calludas. La lucha no iba a ser menos y así la olvidada compañía Positive (Rath tha, El Amo del Mundo, Dimensión Omega…) se atrevió a traernos un simulador de combate basado en el noble arte marcial llamado Choy Lee Fut. Este sistema combina varias técnicas de artes marciales como el kung-fu y las técnicas Shaolin y se le considera un estilo exterior que incorpora una amplia gama de armas, siendo eficaz sobre todo en la defensa contra atacantes múltiples.

El juego nos mostraba unas animaciones cuidadas junto con un control bastante exigente. Al menos nos permitía elegir disciplina así como entrenar contra muñecos de madera antes de atrevernos a luchar contra un rival animado. Como digo el control es bastante duro quizá por la excesiva ambición de los desarrolladores y por los sistemas existentes por aquella época. Un joystick kempston o un teclado no eran demasiado adecuados para la ingente cantidad de combinaciones, golpes y técnicas que desarrollaba un título que contaba con asesoramiento profesional por parte de maestros de la European C.L.F. Association. Un título que quiso abarcar demasiado y que quizá no ha envejecido lo bien que debería. Se lanzó en Spectrum, Amstrad, MSX y MsDos si no me falla la memoria.

Imagen de previsualización de YouTube

Yu Yu Hakusho Makyo toitsusen (Mega Drive / Tako-Sith)

Yuyu Hakusho Makyo Toitsusen es la primera incursión de Treasure en los juegos de lucha VS.

Basado en el conocidisimo manga del mismo nombre, este juego destaca por su gran jugabilidad y diversión (como todos los títulos de la compañía). Yu yu Hakusho aprovechaba muy bien todo el potencial de la 16 bits de Sega con buenos efectos, escenarios con varios planos, grandes combos, golpes especiales y súper magias. A destacar el uso del pad de 6 botones y el modo Versus, que permitía hasta a 4 luchadores simultáneos.

Un gran juego de lucha que no llegó a salir de Japón, aunque más adelante, Treasure volvería a usar el sistema de juego para realizar los títulos basados en la serie Bleach.

Imagen de previsualización de YouTube

Eternal Champions (Mega Drive / Tako-Cato)

Eternal Champions fue uno de mis juegos favoritos de MegaDrive, y una alternativa de SEGA para intentar doblegar la hegemonía del omnipresente Street Fighter II, a pesar de que tenía uno de los mejores apartados gráficos de la época y una jugabilidad asombrosa.
El juego mezclaba un tono adulto, junto a una estética de cómic y unos interesantes “fatalities”. El objetivo del juego consistía en derrotar al “eternal champion” y, al vencerle, regresar a la vida y restablecer el orden del universo. La plantilla la formaban 9 de los luchadores más poderosos de distintos periodos históricos, todos ellos asesinados por intentar cambiar el mundo: un alquimista, un ninja, un robot, un detective, una acróbata, un vampiro, un policía del futuro e incluso un cavernícola y una criatura marina… una fumada impresionante, sí, pero todo ello apoyado por una breve y cuidada biografía de los personajes a la que podíamos acceder desde el menú del juego.

Lo mejor de todo era la jugabilidad, que huía de los típicos movimientos impuestos por SF y clonado por casi todos los juegos posteriores, atreviéndose con un estilo completamente opuesto. Los movimientos eran más sencillos de realizar, con golpes bien balanceados, además de que cada luchador usaba un estilo de lucha real, teniendo un dossier sobre ello en el propio juego: jeet kune do, capoeira, hapkido, kung fu, ninjitsu, kempo, kick boxing y “dolor” (o estilo cavernícola con garrote)

Para finalizar los combates teníamos la posibilidad de realizar un fatality, al estilo Mortal Kombat, siempre que pulsaramos el botón en el momento y lugar oportunos. El modo torneo, el deathmach y el ajuste de velocidad, completaban un juego muy redondo que nunca llegó a calar entre las masas.

Imagen de previsualización de YouTube

Shin Kidou Senshi Gundam W: Endless Duel (Snes / Tako-evil)

El 29 de Marzo de 1996 se publicó por parte de Bandai un juego de lucha uno contra uno basado en el universo de Gundam Wing. Normalmente los juegos de Gundam no es que fueran una maravilla, pero en esta ocasión teníamos a Natsume desarrollando el proyecto.

Muchos seguro que conocerán la obra de esta compañía, que ya nos deleitaba en la Nintendo 8 bits con juegos como Blue Shadow y que en el cerebro de la bestia creo juegos de una calidad apabullante, calidad recreativa, como Wild Guns, Ninja Warriors Again o los dos Pocky and Rocky (Kiki Kaikai Ninja).

Con antecedentes así nada podía fallar y la verdad, para ser un genero desconocido para ellos, el resultado es más que notable, con un juego dinámico, brillante en el aspecto técnico y que jugablemente propone cosas realmente muy interesantes. A pesar de su sencillo modo de control, la manera de implementar el uso de armas, sistema de combos y sus espectaculares super golpes lo convierten para mí, en uno de los mejores juegos de lucha de la consola y de mechas si hablamos en general.

Como curiosidad, un año antes Natsume ya desarrollo Power Rangers: The Fighting, un precursor de este título que usaba un engine similar y que a pesar de no llegar a la calidad de este fantástico Gundam, es más que recomendable.

No me quiero olvidar de la fantástica ost del juego, obra de Hiroyuki Iwatsuki y Haruo Ohashi, una ost tremenda, en la que destaco el tema de Heavy Arms, fase del aeropuerto.

Imagen de previsualización de YouTube

Dead Dance/Tuff e Nuff (Snes / Tako-Kun)

En 1993 Jaleco lanzó un gran juego de lucha titulado Dead Dance, también conocido como Tuff e Nuff en occidente.
El juego nos planteaba un mundo post-apocalíptico en el que un tal Jado consigue una armadura que le permite convertirse en el rey de la lucha, proclamándose así como el rey del mundo.  Acto seguido se construye una torre custodiada por 6 guardianes. Después de esto se convoca un torneo de artes marciales para definir quien es el mejor luchador del mundo…y de ahí salen nuestros 4 protagonistas :  Syoh, Zazi, Kotono y Vortz.

Pero no nos asustemos, a través de los 10 escenarios que tiene el juego lucharemos contra nuestros 3 personajes restantes y ello hará que nos ganemos el derecho a luchar contra los 6 guardianes y Jado.
Los personajes principales verán sus ataques potenciados mientras más avancemos con ellos, poniendo un poco de elemento RPG en el título.
Gracias al uso de passwords, podremos desbloquear a los 7 personajes restantes para utilizarlos en Versus o contra la CPU.
Por desgracia, su llegada a occidente vio recortados los textos y epílogos del modo historia.

Imagen de previsualización de YouTube

Andrew Panza Kick Boxing (Arcade, turbo grafx, Snes / Tako-Doki)

La genial Loriciels, que en su momento acuno a un jovencísimo Eric Chahi (padre de una de mis obras videojueguiles favoritas) es la culpable de este juego de lucha, aunque es más que un juego de lucha, es un auténtico simulador de Kick Boxing, que no pude disfrutar de su primera versión y me tuve que esperar a la revisión de Súper Nintendo, la cual no contó con la licencia de Andrew Panza, y eso se vio traducido en un cambio de nombre llegándonos como Best of the Best.
El juego es un lujo, sobre todo para los amantes de este deporte de contacto, en donde podíamos customizar con movimientos a nuestro personaje, los cuales se ejecutaban con un realismo y contundencia genial.

Imagen de previsualización de YouTube

Ranma 1/2 Hard battle (SNES / Tako-Cato)

Ranma ½ es una de mis series favoritas de cuando era pequeño, por su genial planteamiento y la mezcla perfecta entre humor y acción. La popularidad de la saga derivó en varios juegos, pero el más popular en occidente fue el que llevaba el subtítulo “Hard Battle”, lanzado para SNES en el año 1994 y el único que tuve el gusto de jugar.
La plantilla contaba con 12 luchadores, entre los que se encontraban las dos formas de Ranma, de manera independiente, y la transformación en Panda de Genma, entre otros clásicos de la serie. No era un mal plantel, si tenemos en cuenta los juegos de lucha de la época, y daba bastante variedad al juego al tener cada uno sus propias intros y finales.

Como juego de lucha tenía bastantes carencias, principalmente sufría de unos movimientos excesivamente lentos pero, por otro lado, la gama de golpes era lo suficientemente amplia y sencilla de ejecutar, como para no aburrir (lo peor era tener que pulsar un botón para saltar…). Cada personaje tenía a su vez dos o tres golpes especiales, aunque nunca fui capaz de dominarlos.
Había tres modos de juego; torneo, versus y un modo de dos jugadores por equipos. La vida del juego era más larga si te llamaba la atención el modo historia y querías sacarte todos los finales, pero al final siempre acababa jugando con los mismos tres o cuatro personajes.

Imagen de previsualización de YouTube

Power Instinct / Gouketsuji Ichizoku (Arcade y+ / Tako-Sith)

En 1993 Atlus publicaba su Versus particular para así intentar atraer a los miles de fans de los juegos de lucha y que todos ellos se agolparan sobre su arcade en los salones recreativos.

El juego cuenta la historia del clan Gouketsuji, uno de los más importantes del mundo, y de la lucha de sus miembros por convertirse en el líder de dicho clan. Para ello, deciden celebrar un torneo cada cinco años y así decidir quien se merece tal honor.

Jugablemente Power Instinct bebe mucho de los grandes VS de la época como Street Fighter, añadiendo algunos extras interesantes a su jugabilidad como puede ser el doble salto o la capacidad de algunos personajes de transformarse en mitad del combate.

Además de la versión arcade, la primera entrega de la saga apareció también en las consolas Super Nintendo y Sega Megadrive.

Imagen de previsualización de YouTube

Teenage Mutant Ninja Turtles Tournament Fighters (SNES / Tako-evil)

Konami no se prodigo mucho en el genero de la lucha al más puro estilo Street Fighter 2, pero desde luego, a finales de 1993 nos dio una muestra de su saber hacer con Turtles Tournament Fighters. Un dato que desconocía es que el juego aparte de las versiones de 16 bits para Super Nintendo y Megadrive llegó a salir para Nes, pero en este caso me centraré en mi experiencia con la versión de Super, para mi mejor que la de Megadrive, que no esta nada mal y que recomiendo al ser un juego distinto al de Super, con personajes y escenarios diferentes, dando como resultado un juego que prefiero a ciertos Street Fighter Killers de la 16 bits de Sega.

Con 10 personajes seleccionables en el modo historia y 2 más con truco para los versus, nos encontramos ante uno de los mejores juegos del género para la Super, con unos sprites gigantes, perfectamente animados y unos fondos de escenario excelentes. La jugabilidad no desentona, muy a lo Street Fighter II, que a pesar de no llegar a sus niveles de excelencia, es fluida y sólida.

La música, a pesar de contar con canciones muy cortas, tiene uno de mis temas favoritos de Super, “Metal Works” de la fase de Shredder.

Y eso es todo, me hubiera gustado hablar de Fighter’s History Mizoguchi y Battle Masters de Super Famicom también, pero ya habrá otra ocasión. 

Imagen de previsualización de YouTube

Battle Tycoon Flash Hiders SFX (Snes / Tako-kun)

Battle Tycoon Flash Hiders SFX es la segunda parte de un título que salió en 1993 para PC-Engine super CDrom, saliendo esta vez en 1995 para Super Famicom/Super Nintendo.

Considerado como un juego mediocre por la crítica, nos poníamos en la piel de Bang Vipot, el protagonista del juego que tenía la capacidad de convertirse en un tigre antropomorfo al realizar algunos de sus movimientos especiales, cualidad que compartían algunos otros personajes del total de 10 que nos ofrecía el título, aunque utilizando otros animales salvajes como lobos o panteras.

El gameplay nos permitía hacer apuestas con el dinero ganado en las batallas y así ganar más dinero o directamente participar en las peleas para conseguir experiencia. Con el dinero podíamos mejorar nuestro equipo para, poco a poco, crearnos un personaje perfecto.

Cabe destacar también el extraño uso ¿y abuso? de barras que tenía el juego, pues encontrábamos salud, fuerza, velocidad y defensa.
No es uno de los mejores juegos de lucha que he probado, ni siquiera en Snes. Pero le guardo un grato cariño de la época de mi primer pentium con los emuladores de Super Nintendo.

Imagen de previsualización de YouTube

Y hasta aquí llega este primer especial sobre repartir tollinas de pueblo en los videojuegos. En el próximo finalizaremos el recorrido hablando de la época que engloba desde que aparecieron Saturn y Playstation en el mercado hasta el momento actual.
Esperamos que lo hayáis pasado bien y que igual que me ha pasado a mi, esto os haya hecho recordar juegos olvidados que hace tanto jugasteis!

 

 

Sobre el autor

tako-kun

Fundador de este cacharro.
Jugón desde bien pequeñito con mi flamante MSX2 ya apuntaba maneras.
Amante del rol japonés, los juegos de acción (que no los de tiritos), adorador del retro y de lo actual por igual. Antagonista de esas aberraciones de 4 palitos que, en general, dicen ser juegazos indies.

  • Os habéis currado un buen especial sobre juegos de lucha.

    Me ha hecho mucha gracia ver de nuevo el Barbarian, se me quedó grabado lo del goblin dando patadas a la cabeza xD, el yie ar kunfu, mi primer juego de lucha, el Budokan, primer juego que tuve en Amiga y que no supe jugar nunca, el Ranma de SNES que tiene una historia algo complicada de como conseguí ese juego…

    Gracias 😉

  • Cuando hagais la segunda partr espero hableis del gran astra superstars y waku waku 7 que son dos grandes juegos.

  • Gesti

    Exactamente , había vida después de KOF y Strifa. De los que habéis puesto, sin duda me quedo con el TMNTT de SNES y el Gundam W: Endless Duel. Jugabilidad bastante pulida y con unos graficazos , que creías que estabas jugando a un arcade.

    Otros que estaban muy bien: YuYu Hakusho Final (SNES) y el DBZ Hyper Dimension (si se le puede considerar juego de lucha).

    Y otro, que aunque no era una maravilla. Se dejaba jugar bastante :

    SD Hiryu no Ken (SNES)