Análisis Noticias

[Análisis] Deadlight Director’s Cut

A día de hoy, por desgracia, es difícil ser un jugón español bien metido en el mundillo y no conocer a Tequila Works. Y digo por desgracia por que, si bien ya apuntaron maneras y se ganaron un moderado éxito y respeto con el lanzamiento de Deadlight en 2012 para Xbox 360, un juego que distaba mucho de tener una fórmula de éxito, pero que sin embargo hacía apuntar maneras a una compañía que se estrenaba con él.

Pasaron los años y la compañía vio un cambio radical en su rumbo. Y es que cuando todos pensábamos que Microsoft tenía atado en corto al estudio español, llegó el anuncio de la por aquel entonces nueva generación y, con ella, su nuevo proyecto: RIME; Aunque esta vez iba a ser un juego exclusivo de Playstation 4.
Y digo iba por que a día de hoy todavía no tenemos más que el vídeo que vimos hace ya 3 años, y del que mucho se ha dicho y hablado…pero no tenemos nada en claro.

deadlight-directors-cut-01

Un pitch que no funcionó con Microsoft en el que se iba a llamar Echoes of the Siren e iba a ser más bien un Tower Defense, problemas con ellos, problemas con Sony, problemas internos de no poder desarrollar lo que tenían en mente….mucho se ha dicho, pero no sabemos nada a ciencia cierta (bueno, si les seguimos en Twitter solo sabemos que suelen irse a cenar en grupo).

Sea como fuere, esa es una historia que todavía se debe aclarar y RIME un producto que todavía (ojalá) debemos ver, así que nos vamos a centrar en lo que hoy nos ocupa: La versión Director’s Cut de Deadlight.

Y es que, aunque estemos en una época en la que nos tienen acostumbrados a remasters y demás, no olvidemos que en la anterior generación nos encontrábamos con muchas Game of the Year edition que poco más que ser un recopilatorio aportaban. Este Deadlight Director’s cut está a medio camino entre ambas cosas.

La historia, para los que no lo jugaron en su día, nos lleva una vez más a una línea temporal post-apocalíptica, comenzando esta vez nuestra aventura en el Seattle de 1986, donde después de que un virus que reanima a los muertos acabe (o más bien, cambie) a la población, nuestro protagonista Randall Wayne (de profesión leñador) se ha visto separado de su familia y, después de escuchar que Seattle es la última “zona segura” que queda, decide ir allí para ver si los encuentra.

Antes de tomar posesión de los mandos veremos como nuestro punto inicial en la historia ya está un poco avanzado en el camino y que Randall ya cuenta con un grupo con el que está haciendo el forzado peregrinaje…y será matando a uno de sus compañeros como le conoceremos. Como decíamos antes, y tal y como provoca todo buen virus que se precie, la gente que la espicha se acaba convirtiendo, aunque en este caso tienen la delicadeza de no llamarlos zombies, zetas, infectados ni demás, dejándolo en “sombras”.

Ahora si, una vez que ya tenemos el control absoluto del juego, Deadlight nos propondrá un título de acción con scroll lateral en 2D en el que la dirección artística primará sobre el resto de componentes…aunque lógicamente a día de hoy ya no nos impactará tanto, pues han salido muchísimos juegos indies que han jugado con el concepto de ver los personajes como sombras.

En nuestro periplo por reunirnos con la familia veremos que generalmente, pese a poder sacar el hacha o la pistola y acabar con quien se nos plante delante, las situaciones se resolverán mejor a través de los puzzles sencillos y las propias mecánicas de las que hace gala el juego. Hacer que se desprenda el suelo/techo en un momento preciso, atraer a los enemigos a un charco de agua para electrificarlo, hacerles ir a un sitio para después esprintar nosotros donde haya quedado el hueco…una pena que en realidad no dispongamos de una variedad mayor de situaciones a las que enfrentarnos, pero tampoco nos podemos quejar mucho en este aspecto, ya que la duración del juego (por desgracia) no nos dejará tener sensación de repetición. Y es que si somos generosos, no serán más de 4 o 5  las horas que nos lleve completarlo, pero tampoco olvidemos que estamos ante un título que originalmente era de descarga y que ahora sale en formato físico por 19.90€.

Eso sí, para compensar un poco se ha añadido el modo de juego de supervivencia, en el que básicamente tendremos un escenario amplio pero cerrado, en el que tendremos que asegurar nuestras provisiones, hacer uso de las nuevas armas que se han añadido e incluso colocar barricadas para evitar que “las sombras” acaben con nosotros.

Por supuesto, podemos contar entre las mejoras de esta re-edición que el juego se verá a 1080p sin problemas y de agradecer es también el hecho de que se haya pulido un poco el control del personaje, que sin llegar a ser perfecto, es mucho mejor que lo que pudimos ver hace unos años. Además es de muy buen recibo ver que esta mejora de control llegue acompañada de nuevas animaciones.

Más allá de eso, poca novedad podremos apreciar técnicamente. Deadlight Director’s cut no es un juego para aquellos que busquen una gama cromática viva. Y pese a que podamos pensar que un juego de “zombies” no pega con ese tipo de colores, no nos olvidemos de como funciona en The Last of Us. Sin embargo se nota que el título de Tequila Works no busca eso. Busca crear una atmósfera propia y oscura jugando con las tonalidades negras y grisáceas de las que hace gala en la mayoría de escenas. Lo que es indiscutible es que consiguen un resultado visual muy convincente.

A nivel sonoro no hay ninguna sorpresa: doblaje en inglés y subtítulos en castellano. La banda sonora es de David García Diaz y, menos en la pantalla de pulsar start, donde podremos escuchar un tema musical bastante interesante, durante el resto del juego ejercerá más el rol de acompañamiento para meternos en la historia y las situaciones que no a ser una banda sonora per se.

Deadlight Director’s Cut es una experiencia que, pese a ser algo breve es bastante disfrutable, y más en esta vorágine que vivimos de zombies e infectados desde que volvió el boom del género. Un producto que no pretende ser más de lo que nos vende y que, pese a que estoy seguro que un precio de 14’99€ le hubiera sentado mucho mejor, imagino que las distribuciones físicas por debajo de los 19’90€ deben de ser algo muy difícil de hacer.

Lo mejor

  • Sin ninguna duda, el trabajo artístico.
  • Usar la cabeza antes que el hacha.
  • Aunque siempre queramos pensar que no, ser un “producto de la tierra” suma puntos.

Lo peor

  • Su duración.
  • Un pelín más de variedad le hubiera sentado genial.
  • Que no haya incluido más añadidos jugables.

 

 

 

Sobre el autor

tako-kun

Fundador de este cacharro.
Jugón desde bien pequeñito con mi flamante MSX2 ya apuntaba maneras.
Amante del rol japonés, los juegos de acción (que no los de tiritos), adorador del retro y de lo actual por igual. Antagonista de esas aberraciones de 4 palitos que, en general, dicen ser juegazos indies.